jueves, 9 de febrero de 2017

Reseña: Un hijo

Un hijo
Alejandro Palomas
Ed. La Galera

Guille tiene nueve años y es un niño bastante especial. Cuando sea mayor va a ser Mary Poppins, lo tiene muy claro. Más aún desde que su madre ha tenido que irse a Dubai a trabajar como azafata por seis meses. Junto a su padre, tendrá que aprender a vivir con esa ausencia. Pero no es nada fácil. Para Guille, la solución la tiene la excéntrica institutriz que habla con su paraguas, vuela y sabe la larguísima palabra mágica que todo lo resuelve.
La fijación por este personaje preocupa a su padre, que no entiende la sensibilidad de Guille, a su profesora y a la sicóloga del colegio, que poco a poco se ganará la confianza del niño. A medida que nos adentramos en la historia contada al alimón por María, la sicóloga, y por Guille, vamos descubriendo que esa aparente obsesión del niño por el personaje de ficción es solo la punta de un iceberg que esconde una mezcla de mentiras, fantasías, realidades que duelen y tristezas difíciles de superar.

Se trata de un libro que, a pesar de haber sido galardonado con el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, responde más al esquema de libro “con niño” que al de libro “para niños” (o jóvenes). En ese sentido, recuerda a obras como El niño del pijama de rayas o El curioso incidente del perro a media noche.
Una historia que destila emotividad. El autor cuida a sus personajes, los trata con ternura y mimo, y estos crecen a lo largo de la novela en un entorno emocionalmente frágil y delicado. Guille crea sobre la ausencia de la madre un mundo en el que se siente protegido y al que, a su manera, desde su inocencia que a menudo parece más la de un niño de seis o siete años que la de el chico de nueve que quiere representar, invita a su padre con la esperanza de que el vacío que ésta ha dejado al marcharse no acabe por devorarlo a el también.

Una texto que se lee con la emoción a flor de piel, que toca la sensibilidad del lector y hace disfrutar de la inocencia, la esperanza y, por qué no, también de la tristeza de la ausencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada